NORMAN EL HOMBRE QUE LO CONSEGUIA TODO
3.0Uno de los mejores trabajos de Richard Gere

Uno de los trabajos mejores y conmovedores de Richard Gere. Según el guión y la dirección de Joseph Cedar, el es un hombrecito de Nueva York, un “vendehúmos”, un señor que alardea de sus contactos, de saber quien es quien el mundo de la bolsa, del poder, de la sinagoga. Es el que genera una cadena de favores y espera lograr lo imposible, mintiendo, engañando, prometiendo. Pero también es humano, entrañable, profundamente solo y muchas veces un fracasado. Su suerte cambia cuando conoce a un joven político israelí, posible futuro primer ministro y el decide regalarle un carísimo par de zapatos, en el límite de la corrupción. Después, cuando llega a primer ministro, Norman será reconocido, pero también se enfrentará al fracaso, en una vuelta de tuerca rara del guión. Lo que vale es la mirada crítica, inteligente, del realizador para con su personaje y para los manejos alrededor del poder, los legales y los que pisan el filo de la ilegalidad. Pero el hombrecito del titulo parece sobrevolar moralmente las situaciones y se queda con el afecto del espectador y el aplauso por la composición que logra un entrañable Richard Gere.

Sobre El Autor

Catalina Dlugi
Editora General

Periodista de Espectáculos. Trabajó en Canal 13 durante 25 años y en medios como Canal TV, Antena y Radiolandia 2000; en este último ocupó el cargo de directora. Acredita una vasta trayectoria en: radio Rivadavia, Radio Mitre, Radio Continental y la señal de cable TN donde condujo durante diecisés años el programa “TN Show”. Entrevistó a grandes figuras locales e internacionales y realizó para la Argentina la cobertura de los premios Oscar. Autora del libro “Los hombres del deseo”. Es miembro de Aptra, Ace y jurado invitado de los Premios Clarín Espectáculos.

Artículos Relacionados

  • 4.0Una película imperdible
  • 3.0El inteligente, creativo y contundente choque de culturas
  • 3.0La obsesión por el éxito de los demás
  • 3.5El mundo femenino captado en momentos únicos